En los últimos tiempos el interés de la industria cinematográfica por el jazz parece haber resurgido con el éxito de películas como “La ciudad de las estrellas. La-la-Land” de Damien Chazelle. ¡Sorpresa! La película del canadiense cosechó gran éxito y notoriedad, siendo además candidata a catorce categorías en los premios Oscar de 2017. Anteriormente, Chazelle ya se había adentrado en la temática con una película bien distinta…y menos amable: Whiplash, cinta de 2014.

Curiosamente, y quién sabe si debido también al aire de los tiempos ¡que nunca son casuales!, se ruedan un años después de esta última “Born to be Blue” y “Miles Ahead”, las dos películas que abren este año el Ciclo de Cine del programa Zona de Jazz. “Cold War”, la tercera cinta en liza de este clico, es de 2018 y corroboraba el renovado interés por incluir al jazz como tema principal o colateral en películas.

Dos biopics de dos de los trompetistas más influyente e icónicos del jazz, Chet Baker y Miles Davis, y una historia de amor en tiempos de la Guerra Fría como trasfondo. Las dos primeras coinciden en reflejar dos etapas tumultuosas y de crisis existencial-musical de los dos músicos. “Entre 1975 y comienzos de 1980 no cogí la trompeta; durante más de cuatro años no la cogí ni una sola vez. Me acercaba a ella, la miraba, pensaba en tocarla, o en intentarlo por lo menos. Sin embargo, no llegué a hacerlo nunca”. Esto escribió Miles Davis en su biografía. La película “Miles Ahead”, que recoge además uno de los títulos más famosos del trompetista, nos muestra a un músico fuera de sí y violento. Peleado consigo mismo y con el mundo. Don Cheadle dirige la cinta y es además el protagonista. La banda sonora la firma el pianista Robert Glasper.

Como curiosidad, en “Born to be Blue” aparecen los dos trompetistas en una escena. A Miles nunca le hizo gracia el éxito de Chet Baker. Éste bajaba a toda velocidad hacia su personal infierno cuando se cruza en su vida la actriz Jane, a la que conoce durante el rodaje de una película producida por Dino de Laurentis. La historia de amor con Jane pudo sacar al músico del pozo en el que se encontraba y quién sabe si le dio el aire suficiente para que siguiera actuando hasta su trágica muerte en 1988. De esto y más va la película, que cuenta además con una estupenda interpretación de Ethan Hawke. “Born to be Blue” nunca se llegó a estrenar en España en salas comerciales así que la proyección de Granada es toda una primicia.

Por razones que no conocemos el jazz siempre contó con estupendos intérpretes en Polonia. “Cold War” nos lleva hasta los tiempos de la Guerra Fría. Con un soberbio blanco y negro, nos relata una trágica historia de amor que va de Polonia hasta Francia en un mundo que ya no existe y que hoy nos parece muy lejano. Un director de música (y pianista de jazz) y una cantante, ambos de origen polaco, pasean sus encuentros y desencuentros primero por tierras polacas y más tarden en el ambiente de la bohemia parisina de los años 50, la Meca del jazz europeo entonces. No podía haber dos mundos más dispares en ese momento. La película se hizo con el premio al mejor director en la edición de 2018 del Festival de Cine de Cannes. Pawel Pawlikowski, su director, dedica la cinta a sus padres, en cuyas vidas parece inspirarse en parte. El inefable crítico Carlos Boyero calificó “Cold War” de “obra maestra”.